Cómo mejorar la comunicación interna en la empresa

Cómo mejorar la comunicación interna en la empresa

Las relaciones interpersonales constituyen un aspecto básico en nuestras vidas, funcionando no sólo como un medio para alcanzar determinados objetivos sino como un fin en sí mismo.

Una buena comunicación interpersonal es central para el desarrollo de cualquier tipo de tarea. Para ser eficientes, los equipos deben tener espacios y canales que faciliten la comunicación entre sus miembros.

Con cierta frecuencia nos encontramos con dificultades en esta dimensión interpersonal: graves problemas de comunicación, dificultades para establecer relaciones afectivas  y/o laborales eficientes, etc.

En estos casos de dificultad de comunicación deberemos buscar fórmulas o vías creativas para poder expresarnos y fortalecer nuestra empatía con el entorno, aplicando los mejores recursos posibles para que esta aventura de formar parte de nuestro grupo o entorno de trabajo o, simplemente, de la sociedad, tenga éxito y sea gratificante.

A continuación les sugiero pequeños cambios que podemos hacer desde nuestro lugar de trabajo para mejorar la comunicación interna en la empresa. Aquí van algunos consejos que se pueden poner en práctica en cualquier organización:

  1. Procure llegar a su lugar de trabajo de buen humor: Esto lo predispone a escuchar más atentamente y comunicarse mejor.
  2. Establezca un feedback con su interlocutor: Ya sea por e-mail, teléfono o personalmente pídale que le explique brevemente lo que ha entendido.
  3. No se quede con dudas: Pregunte todo lo que no sepa o entienda.
  4. Evite los rumores y no ayude a propagarlos: Ante temas que le generen incertidumbre consulte a personas idóneas.
  5. Sea lo más específico posible. Si dice auto sus interlocutores podrán imaginar muchas clases de rodados, pero si deja en claro la marca, el modelo, el año y el color evita las dobles interpretaciones.
  6. Adecúe el mensaje a los destinatarios: Usted puede ser un «amante de los fierros» pero mucha gente no sabe nada de autos, ni siquiera las marcas.
  7. No genere mensajes contradictorios: Sea coherente en su manera de hablar y actuar.
  8. Bríndele a cada persona su tiempo: Esto hará que la misma se sienta escuchada y valorada.
  9. Recuerde las prácticas de buena convivencia; No abuse en la utilización de las nuevas tecnologías en detrimento de las personas que están a su alrededor.
  10. Cuando sea posible priorice el contacto personal dentro de su oficina: Es posible lograr un mejor entendimiento en la comunicación cara a cara.
  11. Busque ambientes adecuados para establecer un buen diálogo: Lugares bien iluminados, ventilados, limpios, libres de ruidos molestos, mejoran la predisposición al trabajo y la comunicación.
  12. Revele los objetivos: Se alcanzan mejores resultados cuando las personas saben qué se espera de ellas.
  13. Felicite a las personas por su trabajo: Aunque sean sus compañeros de oficina, a veces sólo se necesita decir: ¡Buen trabajo!
  14. Promueva momentos y situaciones para que el personal se conozca e interactúe: En el horario de almuerzo, la celebración de cumpleaños, ect., ayuda a la integración y a eliminar prejuicios.
  15. Comparta información: Y aliente a otros a hacerlo.
  16. Asegúrese que todos los miembros del equipo de trabajo hayan recibido la información necesaria para desarrollarlo: Acuerden cuáles serán las formas de transmitir: mensajes, novedades, etc.
  17. Establezca canales de comunicación interna: Dependiendo de la empresa pueden elegirse algunos muy baratos y de fácil manejo como: la cartelera (o tablón de anuncios), pequeñas reuniones semanales, la intranet, los foros o salas virtuales, etc.
  18. Realice una inducción a los nuevos miembros: Si se incorpora alguien nuevo a su sector dedique los primeros días a presentarlo con sus compañeros, explicarles sus tareas y responsabilidades y el funcionamiento de la empresa en general.
  19. Evite caer en discusiones cíclicas del tipo «no lo saludo porque él/ella no me saluda»: La otra persona puede estar adoptando la misma conducta que usted; recuerde es buena educación saludar, nos contesten o no.
  20. No grite, maltrate o menosprecie a los demás: Esto sólo contribuye al mal clima organizacional.

Como vemos, contrarrestar la mala comunicación o los problemas en la organización no sólo depende de grandes reestructuraciones llevadas a cabo por la gerencia, sino de pequeños hábitos a implementar en nuestra rutina diaria.