LIDERAZGO: Definiciones

LIDERAZGO: Definiciones

Liderar es la acción de influir en los demás las actitudes, conductas y habilidades de dirigir, orientar, motivar, vincular, integrar y optimizar el quehacer de las personas y grupos para lograr los objetivos deseados, en virtud de su posición en la estructura de poder, y promover el desarrollo de sus integrantes.

Actualmente existe un gran número de estudios, libros y artículos sobre el tema y un amplio arsenal de definiciones de lo que es un líder. Esas definiciones tienen distintos supuestos teóricos de las ciencias administrativas o psicosociales.

En la realidad cotidiana la palabra liderazgo tiene varias interpretaciones y confusiones que vale la pena definir. Se suele confundir el concepto de liderazgo con el de administrador. Algunos han tratado de hacer una distinción radical, en la que consideran que las organizaciones actuales requieren de líderes y no de administradores, como es el caso de Warren Bennis (Bennis y Burt 1985).

En las diferentes ciencias o disciplinas, líder se entiende como ser el primero, tal es el caso de la mercadotecnia, donde se habla de productos lideres, o en la misma ciencia administrativa, cuando se refiere al liderazgo de la empresa por ser la mejor o la más grande, o la de mayores utilidades.

En el lenguaje tradicional, tanto en empresas como en instituciones gubernamentales o grupos organizados, liderazgo es equivalente a tener el mando o el poder o la responsabilidad.

El liderazgo al que nos referimos aquí es la acción de influir en los demás; las actitudes, conductas y habilidades de dirigir, orientar, motivar, vincular, integrar y optimizar el quehacer de las personas y grupos para lograr los objetivos deseados, en virtud de su posición en la estructura de poder (French, 1971), y promover el desarrollo de sus integrantes (McGregor, 1960). Este enfoque está fundamentado en la psicología social, especialmente en la dinámica de grupos y también en la teoría del desarrollo organizacional, que es una teoría y práctica de las ciencias de la conducta aplicadas a las organizaciones para enfrentar el cambio.

En nuestro estudio nos interesan todas aquellas personas que están a cargo o promueven, dirigen y coordinan a otros seres humanos. Y nos interesa investigar la conducta en su sentido más amplio: valores, pensamientos, actitudes, sentimientos, acciones y resultados, así como el fenómeno de la interacción del líder con sus seguidores.

El liderazgo que examinamos aquí se da tanto en una relación definida y estructurada de quien tiene el poder o la autoridad, como en la relación informal de quien influye sobre otros, aunque no tenga ninguna relación de autoridad y sólo con su poder o fuerza moral justifique esa función.

Sin embargo, aquí denominamos líderes a aquellos que dirigen a otros con su poder personal, intelectual, psicológico o emocional. Nos referimos a aquellos que, aún cuándo tienen la autoridad formal, confían en y utilizan más su influencia en los atributos personales de inteligencia, en los valores; en la forma original de percibir el medio, o de vivir las emociones. Nos interesan aquellos dirigentes que procuran fortalecer su influencia a partir de sus conocimientos y experiencias; que se ganan el poder en la forma de tratar a los demos y sus principales fuerzas son la entereza moral y las habilidades de dirección y organización.

Nos es importante analizar a los líderes cuya acción produce como resultado el desarrollo personal integral de él mismo y de sus colaboradores; en la tarea misma de lograr las metas esperadas e incluso sobrepasarlas. Esta concepción humanista exige una congruencia personal y grupal que promueva y dignifique el quehacer humano, organizacional e institucional, y que al mismo tiempo construye su medio ambiente.

La ética y los resultados humanos totales («holísticos») caracterizan esencialmente a los líderes que definimos.

Desde luego, no queremos decir que los líderes tienen que ser necesariamente santos o héroes. El hombre normal, el líder humano posee cualidades y defectos, se equivoca, comete errores; pero su orientación y su actuación están dirigidas a la construcción de si mismo, de sus semejantes y de su mundo. No construye destruyendo. Los fines no justifican nunca los medios.

EL LIDERAZGO es, ante todo, un arte, más que una ciencia fría, descriptiva y deshumanizada. Percibir sus distintas dimensiones. En primer lugar quisiera citar a Stodgil (1974), que luego de revisar la literatura sobre el tema, sugiere once perspectivas desde las que los distintos estudios definen el liderazgo:

1. como una función de los procesos de grupo;

2. como parte de la personalidad;

3. como el arte de buscar consenso;

4. como la capacidad de influir;

5. como una forma de persuadir;

6. como conductas o comportamientos específicos;

7. como una relación de poder;

8. como un instrumento para obtener los objetivos;

9. como un efecto de la interacción;

10. como un papel o rol;

11. como el inicio de una estructura.

Nuestro enfoque estará orientado hacia la conceptualización dinámica y existencial del liderazgo en los distintos escenarios.

Antes, resulta conveniente resaltar el enfoque de proceso que tiene el fenómeno de liderazgo, en el cual observaremos la interdependencia que tienen entre sí las distintas etapas y acciones que lo conforman.

Se destaca la identificación de las necesidades de los seguidores como punto de partida del proceso, ya que su acción debe dirigirse a asociar las metas, estímulos y ayuda del líder a sus colaboradores en la trayectoria hacia la consecución de las metas. Y en la medida que este fenómeno complejo funciona bien, se acciona de manera paralela como una moneda de dos caras, por un lado aumenta la satisfacción, motivación y aceptación de los seguidores hacia el líder, y por el otro se refleja en el alcance de un eficiente desempeño en el logro de las metas individuales, grupales y organizacionales

PROCESO DE LIDERAZGO

1.    El líder identifica las necesidades de los seguidores

2.    Se establecen metas adecuadas

3.    El líder relaciona recompensas con metas

4.    Los seguidores están satisfechos y motivados y aceptan al líder

5.    El líder ofrece ayuda en la trayectoria del seguidor hacia las metas

6.    Seguidores y organización alcanzan mejor sus metas

7.    Existe desempeño eficiente

 

Espero que este breve artículo contribuya a ampliar y profundizar tu visión sobre lo que es un LIDERAZGO TRANSFORMADOR.

Lic. María Cachagua