Noticias de Ultima Hora

  • 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
prev
next

Taller de Marketing Personal

Cómo Proyectarnos Exitosamente ante los Demás

Fecha a confirmar. Cupos Limitados. Haga su reserva


Solicite Información a capacitacion@consultoracil.com.ar

Taller de Liderazgo, Motivación, Comunicación y Trabajo en Equipo

Liderazgo Efectivo

Fecha a confirmar. Cupos Limitados. Haga su reserva


Solicite Información a capacitacion@consultoracil.com.ar

Taller de Desarrollo Personal

Descubre tu Poder Interior

Fecha a confirmar. Cupos Limitados. Haga su reserva


Solicite Información a capacitacion@consultoracil.com.ar

Taller para Construir Actitud Mental Positiva

La Clave del Éxito y de la Vida Feliz

Fecha a confirmar. Cupos Limitados. Haga su reserva


Solicite Información a capacitacion@consultoracil.com.ar

Taller de Motivación para Vendedores

Despertar el Gigante Interior

Fecha a confirmar. Cupos Limitados. Haga su reserva


Solicite Información a capacitacion@consultoracil.com.ar

Curso de Técnicas de Ventas: Vender Más!!

Vender Más, Ganar Más

Comienza el día Martes 01/10 en el horario de 14:00 a 16:30


Solicite Información a capacitacion@consultoracil.com.ar

Taller de Formación para el Trabajo en Equipo

Equipos Dinámicos y Efectivos

Fecha a confirmar. Cupos limitados. Haga su reserva


Solicite Información a capacitacion@consultoracil.com.ar

Taller de Iniciación a la Programación Neurolingüistica

Comunicación Efectiva con PNL

Fecha a confirmar. Cupos Limitados. Haga su reserva


Solicite Información a capacitacion@consultoracil.com.ar

Fanews by Faboba

Seguinos en Twitter

LIDERAZGO: Etica


Tenemos en mente, seguramente, que una dirección ética sin liderazgo: directivos éticos que no lideran. La pregunta es, realmente, si son directivos. También sabemos de liderazgo, desde dirección, sin ética. Siendo así: ¿hay liderazgo? Se responde que no. Una dirección ética está centrada en valores. Un liderazgo ético se fundamenta en virtudes.


 

Según Moreno (2006) Se señala que las virtudes de prudencia, templanza, justicia, y fortaleza son las que fundamentan un liderazgo ético. En este sentido, es mucho el camino que hay que recorrer, tanto desde la investigación como en su aplicación práctica.

Es indiscutible que el señalamiento implica toda una actitud ética de los miembros de las organizaciones y trabajar conductas es difícil, pues los seres humanos no son maquinas para aceptar las ideas y cambiar de actitud trae consigo muchas implicaciones.


Si asociamos la ética a estos conceptos la dificultad es mucho mayor. Éste es, sin duda, uno de los grandes retos planteados: cómo equilibrar la teoría ética con la práctica empresarial ética. Si queremos ser coherentes y consecuentes entre lo que pensamos y lo que hacemos y llevar a la práctica nuestros principios éticos para que estén presentes en nuestro trabajo.

Para ello, nos tenemos que enfrentar con cuatro conceptos fundamentales: liderazgo, dirección, ética y persona. Estos cuatro conceptos planteados por separado convergen en uno sólo: persona. La persona puede reunir en sí misma los otros tres. Por ello, el ideal al cual aspiramos sería encontrarnos, en la realidad, con directivos que ejercen un liderazgo basado en la ética.


Siempre que el ideal va a ser un objetivo, la referencia ha de ser una dirección ética con liderazgo, su polo opuesto, sería una dirección sin ética ni liderazgo. En este segundo supuesto, preguntamos si sería dirección.

Tenemos en mente, seguramente, que una dirección ética sin liderazgo: directivos éticos que no lideran. La pregunta es, realmente, si son directivos. También sabemos de liderazgo, desde dirección, sin ética. Siendo así: ¿hay liderazgo? Se responde que no. Una dirección ética está centrada en valores. Un liderazgo ético se fundamenta en virtudes.


Ken Blanchard y Michael O'Connor, referido por Moreno (2006) consideran la integridad como la característica primordial para un liderazgo eficaz. La dirección ética ha de estar centrada en la integridad. Los directivos deben ser personas que actúen desde la integridad y con integridad. Si, efectivamente, lo son, generarán confianza, lealtad, credibilidad entre sus subordinados. Como afirma Bennis "no hay nada que destruya más la confianza de los subordinados que la percepción de que las personas que ocupan los niveles directivos más altos están aquejadas de falta de integridad; es decir, que no poseen un sólido sentido de la ética".

La integridad implica tres elementos muy importantes para una dirección que tiene en cuenta el entramado de comportamientos y acciones que se dan en una empresa: la confianza, la credibilidad y la ejemplaridad. El directivo ha de ser consciente que con su manera de hacer transmite un ejemplo a los integrantes de su organización. El directivo centrado en la integridad construye confianza y, por tanto, credibilidad. No ha de perder nunca de vista que tanto la confianza como la credibilidad son difíciles de conseguir, pero muy fáciles de perder. Es un hecho común en nuestra realidad.


Se sabe que el liderazgo lo ejerce una persona con un grado alto de responsabilidad. El liderazgo fundamentado en virtudes. Cuando la literatura analiza los casos de diferentes líderes que han dejado su huella en la historia política, económica, social se incluye a Hitler y surge la pregunta, ¿fue Hitler un líder?, se podría responder: para su pueblo, en aquel momento, Lo que fue es un líder que ejerció un liderazgo ético. La ética tiene que ver con el largo plazo.

Se hace muy difícil separar el liderazgo, del liderazgo ético. No digo que en la práctica se haya dado, se de, o se pueda seguir dando liderazgo sin ética. Pero un liderazgo sin ética, desde mi punto de vista, es menos liderazgo. . Si el líder que es persona, no se fundamenta en virtudes, va en contra de la condición humana, por tanto, de su propia condición, de sí mismo. El liderazgo no es único pero es personal, en tanto y cuanto se ejerce desde la persona y hacia personas. Se hace complicado referirse a modelos de liderazgo, pero sí se pueden encontrar cualidades, ingredientes comunes a los líderes, como también pude ser establecido un retrato de los mismos.


Se podría decir sobre el liderazgo centrado en virtudes. El liderazgo ético debería estar (puede estarlo, o no) fundamentado en virtudes, en la propia condición humana, en el respeto a la persona, centro de toda empresa, en valores antropológicos, propios del hombre. El liderazgo ético es: antropológico aunque parezca una tautología. Porque toma como referencia primera y última al propio hombre, a la persona. Porque lleva al liderazgo a la raíz de la condición humana. Sólo desde el profundo respeto a la persona es posible entender el liderazgo ético. Habitualmente, se nos llena muy pronto la boca con afirmaciones del tipo: "las personas son la clave de la empresa", "las personas son nuestro activo más importante", "el corazón de la empresa"…Y aceptamos de buen grado que sea, realmente así, que son afirmaciones que van más allá de las buenas intenciones. Estaríamos de acuerdo. Pero la pregunta a resolver sería: ¿a qué concepción de persona no s estamos refiriendo?, ¿qué subyace a nuestro concepto persona?, ¿qué contenido le damos? En definitiva, ¿cuál es nuestra noción de persona?.


Porque la idea que tengamos, es la que pondremos en la práctica, ¿o no? Sobre todo, si queremos conjugar la teoría con la práctica. En este punto es donde resulta, estratégicamente decisiva, la concepción que tengamos de la persona.


Para ello, deberíamos tener “muy a mano” las virtudes fundamentales que son, como sabemos, siete. Nos detenemos con las virtudes teologales y nos centramos en las otras cuatro: prudencia, justicia, fortaleza y templanza. Las cuatro (de hecho, las siete) han de guiar el liderazgo ético porque están fundamentados en la persona (directivo líder y ético) y se dirige a personas.


La prudencia, primera de todas es la virtud empresarial por excelencia. No se entiende un liderazgo ético sin ejercer la prudencia. La prudencia ha de regir nuestra conducta y, por tanto, ha de estar presente en todas nuestras actuaciones. Ser prudente es virtud fundamental del liderazgo ético. Junto a la prudencia, estaría la templanza. La templanza tiene que ver con el ánimo sereno, equilibrado en su justa medida para transmitir la serenidad en una empresa de que las cosas se están haciendo de la mejor forma posible. Virtud imprescindible para no perder la calma en los momentos difíciles, para saber mediar en asuntos delicados, para llevar adecuadamente una negociación…


Al lado, justo al lado de la templanza, está la fortaleza. La fortaleza es virtud de ánimo-animus, espíritu, principio vital - donde el líder se mantiene vivo donde los demás desfallecen. Y el líder ético tiene el carácter forjado tras la repetición de actos auténticos hábitos en la búsqueda del mayor bien posible, para la mayoría de las personas de su empresa. De ánimo bien dispuesto, centrado en principios arrastra, con su ejemplo, a quienes le rodean. De poco servirían las virtudes anteriores sin la justicia. Las personas de la empresa han de percibir, claramente, que el líder es justo en su manera de hacer. Si la justicia está presente en la dirección, gana credibilidad ante sus  subordinados. Cuando la arbitrariedad, la prepotencia o la simple falta de criterios están presentes en la conducta del directivo, se pierde toda posibilidad de llevar a término un liderazgo ético.


Pérez López ( 1998) dice: “Cuando un hombre de empresa no es capaz de mover a su gente más que a través de motivos económicos, es tan mal profesional como el médico que es incapaz de otra cosa que no sea atacar los síntomas que el enfermo dice que tiene.


Cuando es capaz de mover a las personas a través de los trabajos que les ofrece y del aprendizaje profesional que le proporciona, ya está en otro nivel profesional; ya no es tan sólo un estratega sino un ejecutivo. Cuando es capaz de llegar a los subordinados a descubrir el valor y el sentido de lo que están haciendo, entonces, y sólo entonces, es un líder”.


Es cierto que sólo algunas empresas hacen un esfuerzo real por introducirlos en su realidad empresarial. Si se cambia valores por virtudes, entonces, el asunto adquiere un grado de complicación mucho mayor. Si implantar valores resulta difícil, pretender aplicar las virtudes, todavía lo es mucho más. Hemos de dar un paso tras otro. Directivos líderes centrados en valores. Pero en el horizonte hemos de contemplar el liderazgo ético fundamentado en virtudes porque, lo que cuenta, realmente, son las personas. Y si no hay virtud, ¿dónde queda la persona? Si la dirección centrada en valores y el liderazgo fundamentado en virtudes no se llevan a la práctica, ¿de qué nos sirven?


En el caso de las escuelas que son instituciones morales, diseñadas para promover normas sociales y los directores son los agentes morales que a menudo deben tomar decisiones que favorecen un valor moral sobre otro. Además, aunque se dedican al bienestar de los niños, los alumnos casi no tienen ninguna voz de lo que sucede ahí. Por todas estas razones, el proceder del líder "debe ser deliberadamente moral". El deber moral del líder se expresa no sólo en los dilemas éticos del día a día, sino que en las políticas y estructuras del día a día que pueden tener implicaciones éticas. Robert Starrat (1991) señala que todos los acuerdos sociales benefician a algunos a costa de otros; suponer simplemente que las escuelas abarcan estándares deseables es "éticamente ingenuo, si no es que culpable". Es por ello que los directores no sólo se deben comportar de manera responsable como un individuo, sino que deben crear una institución ética.


Rushworth Kidder (1995), referido por Lashway, ., L., (1996) define el dilema ético no es tener que hacer una elección entre lo correcto y lo incorrecto, sino que en elegir entre dos cosas correctas. Por ejemplo: considerar un soborno sería "una tentación moral", decidir que recursos escasos deben ir a una malla curricular con buenas posibilidades o a un programa para prevenir que los alumnos abandonen la escuela constituiría un dilema.


Los dilemas surgen cuando valores apreciados entran en conflicto. Un director que valora tanto la autonomía del profesor como el logro del alumno enfrentará un dilema cuando los profesores quieran desarrollar una política que reduzca las expectativas. Este tipo de dilema se intensifica debido a que los líderes de las escuelas son funcionarios públicos que tienen obligaciones con mucha gente que a menudo tienen valores o intereses en conflicto.


Para crear líderes éticos: Primero, los líderes deben tener, y estar dispuestos a guiarse por, un sentido definido de estándares éticos. Segundo, los líderes pueden examinar dilemas desde diferentes perspectivas. Se describen tres. Una es anticipar las consecuencias de cada elección e intentar identificar cuales serán afectadas y de qué maneras. Otro enfoque usa las reglas morales, suponiendo que el mundo sería mejor si la gente siempre siguiera ciertas normas ampliamente aceptadas (como decir la verdad). Una tercer perspectiva enfatiza el cuidado, que es parecida a la regla de oro: ¿Cómo nos gustaría que nos trataran bajo circunstancias similares?.


Tercero, los líderes a menudo pueden reenmarcar los temas éticos. Son señalados que muchos temas aparentes son en realidad "trilemas", que ofrecen un tercer camino que evita el pensamiento por ejemplo: enfrentado con un padre que objeta una tarea que se ha entregado para hacer en la casa por razones religiosas, el director debe ser capaz de negociar una asignación alternativa, de manera que se preserve la integridad académica sin pasar a llevar los derechos de los padres. Finalmente, los líderes deben tener el hábito de la reflexión en consciencia, dondequiera que ésta los lleve.


Qué virtudes son más importantes para los líderes de las escuelas? En algunos estudios se sugiere que la honestidad es la cualidad más apreciada por los subordinados (Michael Richardson y otros 1992). Y cualquier director que ha lanzado un nuevo y riesgoso programa o ha cargado de manera pública la culpa por el error cometido por otro puede dar fe de la importancia del coraje.
Algunos que escriben sobre ética señalan que los líderes deben usar su poder con restricciones, ya que este siempre tiene el potencial para tratar a los otros por debajo de lo que se merecen como individuos.


Peter Block (1993) referido por Lashway, L., (1996) defiende la mayordomía, que es la voluntad de aceptar responder por los resultados, sin tratar siempre de imponer el control sobre los demás. En términos simples, la mayordomía le pide a los líderes que reconozcan sus propias faltas y limitaciones humanas, y no esconderlas detrás de su estatus y poder.


Cualquiera que sea la virtud que se requiera, los filósofos morales desde la época de Aristóteles han enfatizado que esto se debe de volver un hábito. Al igual que los músicos desarrollan la capacidad musical al tocar un instrumento, la gente se vuelve virtuosa al practicar la virtud. El comportamiento ético no es algo que se deba mantener en reserva para temas de momento; debe ser una compañera constante. Ser un líder ético, entonces, no es asunto de seguir unas simples reglas. La realidad del líder es compleja y multidimensional, enraizada menos en el conocimiento técnico que en la integridad humana simple.

 

Bolsa de Trabajo

Ofertas Laborales

Ingrese su Currículum Vitae

 

 

 

Sobre Selección de Personal

Seguinos en Facebook

Contador de Visitas

259611
Hoy día
Ayer
Esta semana
Ultima semana
Este mes
Ultimo mes
Todos
318
275
3082
254401
6608
9966
259611



Desarrollado por iMKnnovar - Soluciones Empresariales
Para una mejor experiencia recomendamos Google Chrome, a una resolución de pantalla de 1366 x 768 píxeles